miércoles, 29 de agosto de 2012

Otra escuela, otras formas de evaluar...otra forma de vivir

Todo el mundo comenta y discute sobre el film estrenado hace pocas semanas "La Escuela Prohibida" donde se analiza el trabajo en el aula, la falta de motivación, el modelo de enseñanza arcaico. Una escuela desactualizada con las necesidades...

Se escucha se educa a estudiantes del siglo XXI con un modelo del Siglo XIX. Se entregan computadoras, a través de diferentes programas 1 a 1. Se invierte en capacitación, en dispositivos, se vuelve a discutir sobre el valor de la tecnología, las estadísticas referidas al uso de las net en la escuela: que hay un 25 % de docentes que las utilizan en sus prácticas y que solo el 75% de estudiantes las llevan a clase. En resumen seguimos pensando en el modelo 1 a 1 pero se quiere trabajar colaborativamente. Esta fractura me llevó a reflexionar varias cuestiones:

1- Les pedimos a los chicos que trabajen en grupo.

2- Cuando salen al mundo laboral hoy día se les pide que además de su capacidad puedan trabajar en quipo y gestionar y resolver a la vez.

Pero ¿como los evaluamos? Hace unas semana asistí a un evento de Docentes Innovadores donde Javier Firpo daba a conocer los resultados de una encuesta  realizada a los empleadores de graduados de escuela secundaria que recientemente hubieran empleado y señaló que registraban los siguientes deficit:
* El 81 % en la comunicación escrita
* El 73% en Liderazgo
* El 70 % en Etica en el trabajo
* El 70% en pensamiento crítico y solución de problemas
* El 58% Capacidad de Autogestión


Lo que me lleva a pensar que perfil de graduado estamos logrando. Después de leer informes referidos a fracaso Escolar, repitencias en los que en algunos casos un 65% del curso fracasa, no sólo ellos sino también el docente que no logró animarlos a estudiar recordé films y videos de aventuras donde la superviviencia depende de todos. ¿Porque no aplicar ese concepto a la evaluación? Instantáneamente recordé una imagen y el relato de una experiencia realizada por un sociólogo, en la cual todos los actores decidián compartir el premio.

Entonces recordé a Howard Gardner y su libro "Las Cinco Mentes del Futuro" a David Perkins y el Proyecto Harvard O que se sustenta con el concepto de las "Inteligencias Múltiples" a  pedagogos de la talla de Eduard Punset  "Educar para Fabricar Ciudadanos"  http://blip.tv/redes/redes-49-educar-para-fabricar-ciudadanos-2988793 , Noam Chomsky. "El objetivo de la educación"  http://youtu.be/AsZJxDsd1Q8, Zygmunt Bauman: la crítica como llamado al cambio http://youtu.be/X4YGdqgCWd8,  lo que
Leonardo Garnier Rímolo relata en TEDX http://youtu.be/C_ddnoHNbvQ , o lo que un conjunto de pedagogos opinan sobre la La educación de Futuro http://youtu.be/p2rtfBBuOTg, y me llevó a analizar y a generar ideas de cómo a trabajarlo. 

Hipoteticé que el curso con sus estudiantes sería un barco en el océano que debía llegar después de una determinada travesía a puerto. La metáfora sería que todos tendrían que "salvarse" para lo cual cada estudiante mas aventajado en una disciplina tomara a su cargo a un compañero de curso que justamente no tuviera  habilidades para ese contenido en particular, de forma tal que entre los dos lograran llegar a "fin de año" aprobándola. Es sabido que el estudiante que es apoyado por su entorno tiene mejor desempeño por lo que se mejorarían a la vez las relaciones interpersonales. No siempre ese estudiante tendría a su cargo el mismo estudiante para todas las asignaturas, sino que esto dependería de las "habilidades múltiples" que tengan los chicos. Quizás el que en un espacio curricular funciona como tutor en otro podría ser tutoreado por otro. Básicamente es que todos logren promocionar, "llegar a puerto" entendiéndose como un logro de un colectivo y no de un sujeto individual. El nivel de compromiso sería otro, ligado estrechamente al "otro"

En este contexto el docente sería el facilitador de la información y el que les acercará el conocimiento para que los estudiantes se lo apropien y  lo internalicen.

Veo una de las tantas contradicciones que surgen en la escuela, se espera que los chicos se desempeñen en grupo pero al momento de evaluarlos "sálvese quien pueda". Creo sincermente que lograríamos mejores resultados y con el plus de que ese estudiante seria mas compasivo y solidario.

2 comentarios:

Loli dijo...

Estoy de acuerdo con todas las reflexiones sobre la evaluación..este sistema hace siempre que todo sea competitivo y que no nos aprovechemos de las capacidades de cada uno...la pelícila "la educación prohibida"..es un replanteamiento del sistema educativo.Saludos desde poquitoapoquitoprimarialoli.blogspot.com

Susana Stock dijo...

Susana Stock - Orientadora Familiar

Esta publicación de Marisa Conde es muy interesante e invita a la reflexión sobre aquellos principios, hábitos y valores que, en esta sociedad de hoy, han dejado de tener vigencia.
Es responsabilidad de los adultos -padres, docentes, orientadores - y todos aquellos agentes que, de una forma u otra, estamos implicados en la formación de niños y jóvenes tomar conciencia de la realidad en la que estamos inmersos.
Una realidad donde el individualismo y el egoismo son los protagonistas de un estilo de vida cuyas consecuencias padecemos a diario.
Celebro la inciciativa de poner las fortalezas y potencias al servicio de los demás a fin de lograr el bien común y el orden público fundamentado en la responsabilidad social y la solidaridad.
Formando niños y jóvenes con valores, instruyéndolos en el manejo de los recursos tecnológicos de última generación y en la excelencia académica es la alternativa para promover una sociedad con pensamiento crítico y saludable.